Reflexiones en torno al “sueldo ético”

sueldo.pngsueldo.png 

Escrito por Sebastián Jiménez.

       El tema del sueldo ético es un tema muy recurrente hoy en día, ya que saltó al tapete luego de unas declaraciones de Monseñor Alejandro Goic que hablaban de que era necesario implantar un sueldo ético de $250.000, porque con el actual sueldo mínimo no alcanzaba para que la gente llevara una vida digna. Esto causó polémica, generando un gran debate a nivel nacional, planteándose la siguiente pregunta: ¿Es posible instaurar un sueldo ético en Chile? 

La idea no da para dobles miramientos, a todos nos gustaría que se nos pagara un sueldo “justo” según lo trabajado. Es ahí donde viene la primera interrogante: ¿Quién determina cuando un sueldo es “justo” o no? Hoy en día parece ser la propia economía liberal la que con sus índices de oferta y demanda establece cuanto cuesta un bien o un servicio. Pero entonces, si el valor de las cosas y los trabajos es otorgado por el mercado, ¿Cómo podemos hablar de un salario ético, siendo que este salario no es impuesto por las personas sino que por un invento económico?

       Porque eso es, un invento económico de la época en que nos toco vivir, porque si bien nos parece que no podríamos vivir de otra manera, esto es porque no conocemos otra manera. En otras épocas se vivió distinto: hubo un tiempo en que era a través del trueque o en la edad media, por ejemplo, el honor llego a ser mucho mas importante que las riquezas, lo mismo pasaba con los samurais. Y estamos hablando de modelos que duraron siglos, siendo que el nuestro lleva apenas 80 años desde la depresión económica del año 1929 y que ni siquiera ha sido indiscutido desde ese momento, ya que el comunismo le opuso gran resistencia durante la mayor parte del siglo XX. O sea es posible que en un futuro se hable de la época del neoliberalismo y las acciones, así como hoy en día se habla del mercado romano o de los burgueses en la edad media, y que el eje de la economía mundial nada tenga que ver con algo que quizás encuentren absurdo en esa época llamado oferta y demanda o acciones de bolsa. Es por eso que suena contradictorio hablar de salario ético siendo que este mismo salario no tiene ni tendrá nunca nada de ético mientras sigamos con este modelo ya que la oferta y demanda no tienen ética. Suena como si hablara de que nuestro modelo es totalmente amoral y que por lo tanto no tiene cabida en el cristianismo. Pero no es tan así tampoco, ya que si bien su principal interés es buscar la máxima acumulación de riquezas, todavía queda a opción de cada uno la forma de utilizar y repartir estas riquezas. Y es ahí donde entra en juego el rol del sueldo mínimo, algo que es indispensable para el desarrollo de países subdesarrollados como el nuestro y para la repartición de riquezas dentro de la población. Hoy en día la repartición de riquezas en Chile es la 11ª peor en el mundo como se puede ver en la siguiente tabla: 

gini.jpg

Estos datos contrastan totalmente con el crecimiento económico que ha tenido Chile en los últimos años y con nuestros deseos como país de acercarnos al primer mundo. Porque, ¿de qué sirve que el cobre llegue a precios históricos, que las exportaciones de fruta y verduras aumenten o que lleguen inversionistas extranjeros al país, si es que este dinero no es repartido entre toda la población, sino que se queda en el sector más rico del país? O sea hacemos más rico al rico y más pobre al pobre, lo cual es algo que se viene repitiendo en nuestro país a través de los años.

Entonces se hace necesario la implantación de un sueldo mínimo, el que regule que los trabajadores del país reciban por lo menos un sueldo que alcance supuestamente para vivir. Pero el problema es que muchas veces ese sueldo mínimo no le alcanza a la familia para subsistir, ya que puede que sólo perciban un sueldo de 144 para mantener a los 2 padres más 3 o 4 hijos, lo que claramente no alcanza para tener una vida digna. Y esto es causal de otros daños colaterales tales como que los hijos tengan que dejar los estudios para ir a trabajar y así poder subsistir, que la familia viva en condiciones indignas y poco higiénicas sufriendo enfermedades; que la gente al ver que aunque trabaje honradamente no le alcanza para mantener a su familia vea en la delincuencia un método para hacerlo, robando quizás solo por necesidad y en contra de sus valores, pero como única forma de subsistir.

Todas estas razones nos llevan a pensar entonces que lo más lógico seria subir el sueldo mínimo a un nivel en que todos los trabajadores puedan vivir dignamente y en mejores condiciones. Pero obviamente no es tan fácil, sino ya se hubiera hecho. Esto ya que son los dineros los que mueven las economías hoy en día, y si se sube el sueldo mínimo produciría un descalabro en las medianas y pequeñas empresas (pymes) que muchas veces funcionan con lo mínimo y no pueden darse el lujo de pagar sueldos tan altos, lo que causaría el despido de trabajadores, subiendo la tasa de cesantía, o simplemente llevando a estas empresas a la quiebra.

Como respuesta a todo esto, surge la idea de crear un “sueldo ético” que paguen solo los que puedan pagarlo. Este sueldo ético sería un sueldo que le alcanzaría a la gente para llevar una vida digna y con condiciones aptas para la vida de la familia. Al pagarlo solo los que pueden (y quieran porque está planteado desde el punto de vista ético y no legal), es muy probable que las pymes queden fuera de este sueldo ético ya que no podrían subsistir pagando sueldos tan altos. Este dato es muy relevante ya que las pymes dan cerca del 80% de los empleos del país. Entonces los que lo pagarían serían las empresas más grandes con mayores utilidades. Pero el problema radica en que las grandes empresas generalmente contratan a gente más especializada, por lo que en la mayoría de los casos pagan sueldos mayores que el mínimo y que el ético. Entonces no causaría gran impacto en las grandes empresas tampoco. 

Tomando en cuenta todos estos datos, vuelvo a preguntar: ¿Se debe instaurar un sueldo ético en Chile? 

Todos los índices económicos indican que no sería inútil. Y además de estos índices están los factores de impacto social que tendría este sueldo ético. Las empresas que no paguen este sueldo serían tachadas como poco éticas y desprestigiadas, y es muy posible que esto sea producto de la ignorancia, ya que muchas empresas no serían capaces de pagarlo. Otras empresas sacarían a relucir que pagan el sueldo ético y por lo tanto tienen compromiso social. Entonces se corre el riesgo de que deje de ser un tema ético y pase a ser uno de marketing. Esto se suma al hecho de que la ética es distinta para cada persona, por lo que cada cual puede tener su propia opinión de cual debiera ser un sueldo ético y no puede llegar e imponerse que el sueldo ético sea $250.000, porque es un tema subjetivo.

Además hay que tener cuidado con este tema porque puede ser usado como un “volador de luces” ya que quien se muestre a favor claramente obtendrá el apoyo del pueblo por más que se sepa que es inviable. Es así como la Iglesia podría utilizarlo para mejorar su cada vez más alicaída imagen. O como los políticos podrían utilizarlo como campaña política. 

En conclusión, aunque la idea del sueldo ético suene muy bonita y esperanzadora, no es más que una fantasía ya que si bien es posible, resultaría inútil instaurar un sueldo ético en Chile.

Anuncios

4 comentarios

  1. Viejos y nuevos ateos
    19 de Septiembre de 2007 – 16:41:39 – Pío Moa
    Vale la pena insistir en algunas evidencias que los ciencistas, con espíritu poco científico, no gustan tomar en cuenta. En el siglo XX y ahora mismo han proliferado ideologías laicistas y ateas que han dejado un rastro impresionante de genocidios, en nombre de la ciencia, social o biológica. Este hecho debiera ser analizado seriamente por cualquiera que se proclame ateo, y más si pretende serlo por razones científicas. Pero nos encontramos con el fenómeno opuesto: presenciamos una nueva ofensiva atea que, desde luego, rechaza siquiera ese análisis, lo descarta básicamente y, aprovechando el resurgir de la ideología yijadista en el Islam, se dedica a atacar el cristianismo como supuesto factor de guerra, violencia y atraso. Incluso dicen que, en realidad, aquellas viejas ideologías ateas eran en el fondo religiosas (lo cual recuerda mucho los argumentos comunistas: los comunistas disidentes eran acusados de lo mismo: “idealistas” burgueses, religiosos en definitiva). Mientras nos aseguran que sus intenciones, actitudes y sentimientos (los de los nuevos ateos ) son hermosos y amorosos, y no hay por qué esperar de ellos la repetición de las viejas matanzas.

    Lo que no está claro es el por qué de esos buenos sentimientos suyos. ¿Quizá porque genéticamente están programados en esa dirección, al contrario que los viejos ateos? ¿Quizá porque en su cerebro las zonas de los buenos sentimientos están más desarrolladas?

    Suelen decir algunos de ellos que el hombre es un animal moral. En mi opinión, esa es una descripción mucho mejor que la clásica de animal intelectual o racional. Pero ocurre que con las mismas palabras nos referimos a hechos distintos. La moral es para ellos un hecho básicamente fisiológico, incluso anatómico, y, como los ateos tradicionales, consideran herejía otra interpretación. Un problema que tienen es que si reducimos la moral a un mero producto de la evolución y de los genes, chocamos constantemente con las conductas “inmorales”, que también existen abundantemente. ¿Cómo considerarlas? ¿Cómo enfermedades o malformaciones? Algo así tendrá que ser. Los viejos ateos neutralizaban a estos enfermos como se han neutralizado las vacas locas en Inglaterra. Ahora a los nuevos ateos esa solución les parece demasiado drástica, o bruta –no explican bien por qué– pero se enfrentan con el problema de que algo hay que hacer con esa gente mal evolucionada y mal genetizada, sumamente peligrosa, en definitiva

  2. Hola Juan Pablo.

    Super buenos los artículos de tu blog. Sigue así.

    Saludos
    Juan Carlos

    te dejo la dirección del mío
    http://sensocentrismo.wordpress.com

  3. Es realmente un punto de vista interesante, muchas gracias por escribir este artículo 🙂 Creo que nosotros no pasaremos de ser idealistas, pobres PYMEs…

    En fin x) muchas gracias otras vez.

  4. Hola, tengo que hacer un trabajo sobre el sueldo ético. Podrías decirme quíen es Sebastián Jiménez? si es alguien conocido, etc.
    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: