Legado del Gobierno Militar: Bibliotecas universitarias reducidas a cenizas.

   Continúo la serie de post iniciada aquí, dedicada a las políticas universitarias del régimen militar, que desembocaron en la “Privatización de la Universidades”. Este término no quiere decir que a partir de ese punto se permitiera la creación de universidades de carácter particular: porque universidades privadas ya existían, como las católicas o la de Concepción; sino que trata de reflejar un cambio de mentalidad, algo mucho más profundo: se pasó de una Universidad restringida, de excelencia, interesada por el conocimiento, y que ya había comenzado un fuerte proceso de Reforma que la llevaba a involucrarse en los procesos sociales; a una una miríada de Universidades de cuestionable prestigio, simple fábrica de profesionales donde se hace escaso aporte al conocimiento (a veces simple adoctrinamiento de los grupos de poder imperantes en sus directorios) y que por lo mismo tienen escaso interés por lo que pase en el mundo.. lo que importa es que el cheque esté depositado a fin de mes.

   Lo que presento ahora es otro relato insólito, que refleja bastante bien la visión que los militares tenían de lo que debía ser una Universidad, y la bestialidad con que actuaron llevándola a la práctica.

   Nuevamente cito “La Privatización de las Universidades. Una historia de Dinero, Poder e Influencias” de María Olivia Mönckeberg. Hay notas aclaratorias cuando corresponde, al final.

Quema de libros.

   Entre las muchas cosas que impresionaron en aquellos días, a Federico Schopf (1) le quedó grabada la imagen de “la destrucción de las Bibliotecas de la Facultad (2), que fueron amontonadas en los patios. Eso lo vi”. Y recuerda que “en la misma prensa autorizada, en El Mercurio, por ejemplo, aparecieron fotos de quema de libros. Era un momento bastante delirante en que los militares creyeron que quemar libros era parte de una causa justa”. En las fogatas, cerca de la remodelación San Borja -señala Schopf- había “publicaciones de distintas especies, desde folletos políticos hasta novelas y ensayos. De todo, sin mucho discernimiento”.

   En el Departamento de Español había un Instituto de Literatura Chilena que contaba con una excelente biblioteca. La donó el crítico Ricardo Latcham (3), recuerda Schopf. “Esa biblioteca se evaporó después del Golpe, como toda la biblioteca de la Facultad, que se consideró contenía literatura subversiva. Eran textos acerca de la Edad Media, de los siglos XVI, XVII, novelas, colecciones de poemas, textos de sociología, pero en ningún caso era una biblioteca militante, como fue calificada. Sin embargo, la desmantelaron. Pusieron libros en los patios y se perdieron

   Años después, cuando retornó de su exilio en Alemania, en 1986, Federico Schopf encontró varios de esos libros en venta en ferias persas o en las librerías de calle San Diego. “Había sido una biblioteca desmantelada, pero muchos libros fueron vendidos por militares seguramente a cargo del operativo del Pedagógico”.

   En los últimos años, la Facultad de Filosofía de la Universidad de Chile ha vuelto a levantarse. El Departamento de Literatura, como se llama hoy, reúne a destacados escritores e investigadores. Pero el pedagógico ya no es parte de la Universidad de Chile y lo que iba a ser la gran biblioteca pasó a ser el edificio que ocupa la facultad completa. La biblioteca quedó reducida a la plata subterránea. Federico Schopf se inquieta con la pobreza de libros que se arrastra hasta ahora, otro coletazo de la dictadura en la Universidad. “Los fondos de la biblioteca anterior al golpe en gran parte no existen. Son libros que busco y no están, y que en su momento los había usado… No diré que falta todo, pero casi todo”.

   Hoy, según Schopf, en su casa tiene más libros de temas que le interesan que en la biblioteca central de la Facultad. “Y yo me había acostumbrado a la biblioteca de Frankfurt”, donde vivió su exilio, comenta con ironía.

(1) Escritor y crítico literario, era Profesor de Teoría Literaria y Estética en el Departamento de Español (así se llamaba entonces…) de la Universidad de Chile.

(2) Se refiere a la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, que junto con la de Educación, y las escuelas de Periodismo, Sicología y Sociología, conformaban un campus conocido como el “Pedagógico”, que estaba en la mira de los militares por considerarla un “antro” donde estaban “enquistados los marxistas”.

(3) Ricardo Latcham (1903-1965) escritor, crítico literario, Profesor de Literatura Española, Hispanoamericana y Chilena, fue decano de la facultad de Filosofía y educación de la Universidad de Chile. Fue diplomático y político, y uno de los fundadores del Partido Socialista)

Anuncios

Con la pistola en la mesa

   Estoy leyendo “La Privatización de las Universidades. Una historia de Dinero, Poder e Influencias” de María Olivia Mönckeberg. El libro intenta rastrear las causas del penoso estado de la educación universitaria (caso particular de un desastre más general), tarea que a juicio de la autora (y mío también…) no se puede llevar a cabo si es que no se estudia el momento clave: la toma del poder de parte de Pinochet y camaradas, y su gran reforma de todo el sistema hecha a espaldas del pueblo.

   El libro abunda en detalles escalofriantes y/o indignantes, aquellos que ciertos sectores políticos se niegan aún a llamar por su nombre, y prefieren tachar de invento o exageración.

   Lo que quiero citar aquí es sólo un fragmento del primer capítulo, que relata un incidente insólito, verdadero signo de los desastres que vendrían:

Con la pistola en la mesa

   Hasta el momento de su renuncia a la rectoría de la Universidad de Chile, Edgardo Boeninger no había tenido reunión con la junta de gobierno. Estaba, en cambio, en contacto con los rectores de las otras Universidades y como la intervención se empezaba a plantear ya por diferentes lados, los invitó a su casa para conversar sobre el asunto. Faltó Enrique Kirberg, el rector de la Universidad Técnica -actual Universidad de Santiago-, quien era manifestante comunista y fue detenido y enviado a Isla Dawson. Tampoco pudo estar  Fernando Castillo Velasco, de la Universidad Católica, quien estaba enfermo. Asistió en su reemplazo el abogado Alfredo Etcheberry, en ese entonces vicerrector académico de la UC.

   Por acuerdo “casi unánime” los rectores acordaron oponerse a cualquier intervención de la Universidades y acordaron que el vocero fuera Boeninger. La voz disidente fue la del entonces rector de la Universidad de Valdivia, William Thayer, “el único que manifestó que aceptaría lo que los militares dijeran”, indica Boeninger.

   La misma tarde de su renuncia, Edgardo Boeninger recibió el llamado de un amigo abogado, Profesor de la Universidad de Chile, que tenía contacto con los militares.

   -Me dijo que la Junta de Gobierno estaba consternada con mi renuncia y me planteó si estaba dispuesto a conversar con sus integrantes. Respondí afirmativamente y se organizó una reunión con los cuatro uniformados en el Ministerio de Defensa. Ellos me pidieron que me acompañara el doctor René Orozco, vicerrector de la Sede Norte, y hermano del general Héctor Orozco. A mi vez, dije que quería ir con Enrique D’Etigny.

   Relata Boeninger el encuentro:

   -Estaban Pinochet, Merino, Leigh y Mendoza. Yo lo hablé todo y les dije que iba como presidente del Consejo de Rectores y que opinaría en nombre de todos. Estaba también el general Ricardo González, que era el Secretario de la Junta, pero no invitaron al ministro de Educación.. Nos sentamos. Pinochet se ubicó a la cabecera. Merino sacó una pistola y la puso arriba de la mesa.

   -Bueno -dijo Pinochet- quisiéramos escuchar las palabras del señor rector.

   -Me largué un discurso muy diplomático -recuerda Boeninger- Hablé de la autonomía académica, dije que consideraba un profundo error que se pensara intervenir la Universidad. No hicieron ningún comentario, salvo Leigh que fue el más cordial.

   -Hemos escuchado una exposición muy seria del señor rector -indicó el general Leigh-. Creo que tenemos que meditar lo que usted nos ha planteado. Yo le quisiera preguntar si usted está dispuesto a redactar un memorando.

   -No tengo ningún inconveniente -respondió Boeninger.

   -Después de esta reunión, usted no insistirá en su renuncia, rector -intervino el almirante Merino.

   -Eso dependerá del curso de acción que decidan ustedes en definitiva; no depende de mi -respondió el rector.

   Después de la reunión, Edgardo Boeninger mandó un memorando a la Junta. El escrito partía señalando “Objetivos Comunes”.

   -Puse algunos conceptos como “reconciliación”, “paz” y otras palabras de ese tipo. Pasaron como cuatro días en que parece que la Junta meditó qué hacía con este lío. Yo recibía informaciones a través de personas que me llamaban por teléfono a mi casa, pero lo más interesante fue la intervención de René Silva Espejo, el director del diario El Mercurio que era muy amigo mío, El se jugó porque se aceptara el planteamiento en el sentido de que los militares dejaran la Universidad tranquila y que nosotros podríamos hacer procesos de verificación de la calidad académica de los profesores, pero que esto era asunto de los universitarios. Silva Espejo me llamaba y me decía: “Las cosas van bien”.

   Unos días después, e viernes 28 de septiembre, se produjo la segunda invitación. “A esa reunión fueron todos menos William Thayer y asistieron, además, el secretario ejecutivo del Consejo de Rectores Iván Lavados y el asesor jurídico, Máximo Pacheco Gómez. Había mucha expectación, prensa, fotógrafos. Era el primer incidente que tenía la Junta Militar con gente que no era del gobierno depuesto”, dice Boeninger.

   -Nos hicieron entrar. Estaban los cuatro integrantes de la Junta más el comandante Hugo Castro que ya había jurado como ministro de Educación. A un lado, Pinochet, Merino y yo. Al frente, Leigh y Mendoza. Todos los demás rectores, más acá. Después de los saludos, nos sentamos. Merino volvió a sacar la pistola y la colocó de nuevo sobre la mesa. En eso se abrió la puerta y entraron en tropel los camarógrafos de televisión. Merino pescó la pistola y la escondió. Sonrisas. fotos. Se fueron los gallos y ¡paf! La pistola arriba de nuevo. Nunca entendí esta obsesión por ponerla sobre la mesa. Deduzco que debe ser un problema de reglamento, de seguridad -comenta Boeninger.

   Augusto Pinochet, presidente de la Junta de Gobierno de Chile, abrió la sesión:

   -Aquí están los señores rectores. Ya hemos escuchado al rector Boeninger. ¿Quiere agregar algo?

   -No, no tengo nada que agregar -respondió el aludido.

   -¿Los demás rectores? – inquirió Pinochet, dirigiendo su mirada hacia ellos.

   Los rectores se quedaron callados, como lo tenían previsto. Boeninger era el vocero y ya había manifestado su punto de vista por escrito.

   -¿Esto significa que los rectores están de acuerdo con los planteamientos del rector Boeninger? -Preguntó Pinochet.

   Silencio.

   -Pues bien, el gobierno actual, la Junta de Gobierno, está en total desacuerdo. El almirante Castro dará las razones.

   Sentado a la izquierda de Boeninger, el almirante Castro tenía en sus manos el memo del rector de la Universidad de Chile. Tomó la palabra:

   –Tengo el memorando del rector Boeninger. Y por ejemplo aquí, al comienzo, dice “Objetivos Comunes”. No hay objetivos comunes. Los únicos objetivos son los de la Honorable Junta de Gobierno y todos los demás ciudadanos tienen la obligación de obedecer de manera incondicional.

    Estaba todo dicho.

   -Después de ese comentario – indica Boeninger- yo me eché para atrás, miré a los demás rectores y me sonreí. Concluí que eso era un show. ¡Qué voy a escuchar a este tipo! A partir de ese momento me desconecté y no podría recordar que cosas más dijo. a esa altura me daba lo mismo. me imagino que habló unos 15 minutos, parece que de los marxistas, la subversión y no sé cuántas cosas más. Sólo al final recuerdo que terminó diciendo: “hemos decidido nombrara a rectores delegados”.

   Después del anuncio, tomó la palabra Pinochet y mirando a Boeninger volvió a ofrecer la palabra.

   -No tengo nada que comentar -sentenció Boeninger.

   -¿Algún otro de los señores rectores? -insistió Pinochet.

   Dos personas pidieron la palabra. Uno fue Alfredo Etcheverry, vicerrector de la Universidad Católica, el famoso abogado penalista, quien preguntó:

   -Mire, general ¿Por qué en lugar de denominarlos “rectores-delegados” no los llama simplemente “delegados”?

   Según Boeninger, parece que los uniformados no entendieron al broma. Los rectores apenas podían reprimir la risa.

   -Entonces -recuerda el ex-rector- Pinochet volvió a ofrecer la palabra y vino la parte más absurda de la reunión, cuando intervino el rector Campos de la Universidad del Norte a quien le decíamos ‘Campitos’. era un  ex cura que había sido bastante partidario de la UP, quién después de identificarse y de meter dos frases de su currículo, agregó: “Yo quiero decirle, general, que tengo mucha experiencia en los asuntos universitarios y quiero ponerme  a disposición de ustedes para poderlos asesorar en lo que fuere necesario”. Silencio del resto. Miradas torvas hacia ‘Campitos’ de los demás rectores y se levantó la sesión.

   la autonomía de las universidades terminaba. El Golpe en la cátedra cambiaría el destino de las Universidades chilenas. Había llegado la hora de la mano militar.

Debate en la televisión iraquí: ¿La Tierra es plana?

No, no es una broma. Ya lo publicaba AMDG hace varias semanas: un debate en Al-Fayhaa TV (Irak) traducido gentilmente por alguien del árabe al inglés, donde se discute si la tierra es plana o esférica. La noticia no es nueva, pero no por eso deja de impresionar, así que mejor publicarla ahora que nunca. El vídeo es éste:

 

 

Lo más triste es que esto significa un retroceso de miles de años: cómo es posible que haya gente dispuesta a defender que la Tierra es plana (yo creo que ni los creacionistas defenderían algo así… pero aunque alguien estuviera lo suficientemente mal como para plantear esto, no creo que un canal de televisión occidental se lo tomara en serio… No sé que pensar de la TV mahometana: parto suponiendo lo peor después de ver su programación infantil).

Al contrario de lo que la gente piensa, en la Edad Media no se creía que la Tierra fuese plana (o por lo menos no era la opinión científica) ya que hasta el diámetro de la Tierra ya había sido calculado por Eratóstenes en el siglo II a.C. El retroceso que significa plantear cosas así es de gran calibre, y ciertamente representa un ataque a lo más básico de la ciencia.

En el video se pueden escuchar sentencias clásicas como “en el Corán sale esto y la ciencia humana dice esto. El Corán no puede equivocarse porque es la palabra eterna de Dios (y ojo, tampoco puede mal interpretarse… o ser metafórico), ergo, la ciencia debe ser una mentira”. Signo del desprecio que este sabio musulmán siente hacia la razón son sus argumentos sinceramente absurdos e irrisibles, como que la ciencia “aun no ha podido explicar bien como funciona la visión”.

(Señor no-se-quién:

En Occidente sabemos hace mucho tiempo como funciona la Visión. De hecho, probablemente en Occidente creamos las gafas para corregir sus defectos, (quizás Mahoma ya lo había hecho pero no quiso contarnos) y en los últimos años esa ciencia que Usted tanto desprecia ha creado cristalinos artificiales y operaciones con láser  para el ojo. Yo creo que el único ignorante de la visión -y de TODO- es Ud.)

El video no lo pongo sólo por el Islam y los musulmanes extremistas (que musulmanes que no creen esto debe haber, por mucho que el Islam sea un disparate), sino para que el lector vea hasta donde puede llegar la ignorancia y la irracionalidad. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Las suras de Fitna en contexto

  Como era de imaginar, los líderes musulmanes, que como saben hacen de la mentira un principio moral cuando se trata de engañar al mundo sobre la verdadera naturaleza del Islam, han dicho que las suras citadas en Fitna han sido “sacadas de su contexto histórico”.

   Uno de los descargos sería, por ejemplo, que cuando las suras dicen infieles, no se refieren a los “Pueblos del Libro” sino que a los paganos (¡como si eso mejorara en algo el sentido de la cita, y el profeta genocida se hiciera más santo…!)

   En respuesta a todo esto Rogster, en su “Telegraph blog”, ha publicado un análisis extenso sobre el contexto histórico de las suras.

   Como ya es común, debe partir  disculpándose y dando explicaciones evidentes (vamos, uno también lo hace… ) : que lo que escribe no tiene el propósito de esparcir el odio (muchos musulmanes ocupan la falacia “ad Odium”); que lo suyo no es un texto racista porque el Islam NO es una raza, los musulmanes no son una raza, y no el no está a favor de la discriminación; que su artículo no tiene el propósito de esparcir el yihadismo, etc… en resumen, precauciones que hay que tomar si uno no quiere que le cierren el blog, lo amenacen de muerte o lo procesen por “racismo religioso”. Cosas que ocurren en Eurabia.

   Rogster parte resumiendo las batallas de Badr y Uhud, que revelan de entrada que el profeta no tenía nada de pacífico. El artículo es bastante recomendable.

   El tema también se trata en Jihad Watch. Sólo que aquí se contestan reclamos más vergonzsos aún, como que los versos citados en Fitna están mal traducidos. Estos musulmanes nos han visto la cara de tontos.

   No sé cuándo los gobiernos y a gente se van a convencer de que Mahoma y Jesús no tienen nada que ver, y que de Pacífico el Profeta Genocida y Pedófilo no tiene nada.

Magdi Allam: El integrismo islámico no habría llegado a tener tanto poder "sin la complicidad de Occidente".

Reproducíamos aquí la entrevista de Magdi Allam dada después de su bautismo, cuando afirmó «He decidido convertirme al catolicismo porque no creo posible reformar el Islam desde dentro». Ahora vuelve a los medios a propósito de la publicación de su primer libro traducido al español: “Vencer el miedo. Mi vida contra el terrorismo islámico y la inconsciencia de Occidente”.

En Libertad Digital nos cuentan que el libro lo escribió cuando aún era musulmán, y tratando de probar la existencia de un Islam moderado:

[La singularidad del libro] reside en la voluntad que tiene el propio autor, desde el principio de la obra hasta el final, de aportar una novedad. Quiere demostrar que se puede acabar con el terrorismo islámico por un lado, y la inconsciencia de Occidente por otro lado, apoyando al islam “moderado” y crítico, un islam que mira antes a la colaboración con Occidente que a su enfrentamiento, antes al diálogo que al conflicto, antes a la coexistencia de religiones que a la exclusión de una de ellas. El acercamiento y potenciación de ese islam resolvería los graves problemas de enfrentamiento entre el mundo islámico y la cultura occidental de matriz cristiana. Por desgracia, esa voluntad del autor deviene un fracaso. No es el único, pero sí el más destacable.

Según el autor del artículo, el fracaso rotundo de Allam en la defensa de esta tesis, lo llevó a cuestionarse su fe:

“[El libro] puede leerse como la crónica de un fracaso intelectual que lo ha conducido directamente a abrazar no sólo la fe católica sino su razón.”

En efecto Allam dijo:

“Más allá de la contingencia de los fenómenos extremistas y del terrorismo islámico a nivel mundial, la raíz del mal está inscrita en un islam que es fisiológicamente violento e históricamente conflictivo.”

   (Hecho que Occidente se niega rotundamente a aceptar)

  La presentación del libro en España ha debido hacerse por videoconferencia en la Universidad CEU San Pablo, ya que el gobierno de España no le ha concedido protección a Allam, a pesar de que está amenazado –condenado a muerte por apostasía.

   En su exposición ha dicho

que el integrismo islámico no habría llegado a tener tanto poder “sin la complicidad de Occidente”. Allam consideró que Europa ha cometido “errores“, por lo que hizo un llamamiento “a que recupere la identidad la identidad que ha traicionado, el cristianismo“.

[…]

Para Allam, “el islam como religión es intrínsecamente violento”, pero matizó que con los musulmanes “como personas hay que dialogar” siempre con unas reglas base “como las sacralidad de la vida, el respeto a la dignidad humana y a la libertad”.

Dijo además que:

es necesario ‘distinguir entre el Islam como religión y los musulmanes como personas’ y ha añadido que no establecer esa distinción ‘es otro de los grandes errores de Europa’.

   Como ven, el Señor Allam ha aprendido a hacer todas las distinciones que los Europarlamentarios son incapaces de entender. ¿Hasta cuando van a poner a la gente en la misma disyuntiva: ser dhimmi o ser nazi? Uno puede criticar el Islam, lo que no implica querer matar a todos los musulmanes (pero no implica tampoco dejarse matar por ellos).

 

Presidente del Parlamento Europeo: "No aceptamos que el Islam y el terrorismo sean identificados como la misma cosa"

(Esta entrada ha sido publicada en paralelo en Noticias de Eurabia. AMDG me ha invitado gentilmente a contribuir con el blog)

   Tal como sale en el título. Hans-Gert Pöttering, el presidente del Parlamento Europeo (ergo, representante de la dhimmitude), nos ha regalado esta reflexión el día 14 de Abril, en The Peninsula (Qatar). Lo reseñan en The Brussels Journal:

I will not accept this [equating Islam with terrorism] and we in the European Parliament do not accept that Islam and terrorism are identified as the same thing. We don’t believe in this idea and we reject this idea. […] I express my opposition to this film [Geert Wilders’ Fitna] and the same thing with the Danish cartoons.

We in Europe are committed to the freedom of the press, on the one hand, but on the other the media should develop a sort of self responsibility. They should always know the consequences of what they publish about other cultures.

   Traduzco:

No aceptaré esto [igualar al Islam con el terrorismo] y nosotros en el Parlamento Europeo no aceptamos que el Islam y el terrorismo sean identificados como la misma cosa. Nosotros no creemos en esta idea y la rechazamos. […] Yo manifiesto mi oposición [Fitna de Geert Wilders] y la misma cosa con las caricaturas danesas.

Nosotros en Europa estamos comprometidos con la libertad de expresión, por un lado, pero por otro los medios deberían desarrollar una suerte de responsabilidad personal. Deberían siempre estar en conocimiento de las consecuencias que tienen lo que publican sobre otras culturas

   Cuando se trata del cristianismo, no hay problema de hacer películas con curas pedófilos, libros en que Cristo se casó y tuvo hijos, películas en que Jesús es homosexual o travesti o lo que se le ocurra a la progresía… Mas si se trata del Islam, unas caricaturas que simplemente denuncian un hecho (de que cierta inspiración violenta puede provenir del Corán, ya que Mahoma fue un Profeta-guerrero) son tratadas como la peor de las herejías.

   Creo que en Occidente se derramó mucha sangre antes de que reconociéramos el derecho de expresar la opinión propia con libertad. Y es eso lo que nos diferencia de muchas culturas.

   ¿Qué la libertad de expresión tiene limitaciones? Por supuesto. La limitación es tratar dignamente a las personas, reconocer en cada persona un sujeto de derechos. Pero el Islam no es un sujeto, es una IDEOLOGÍA, y no porque ciertas personas la profesen se hace sagrada (es como decir que no se puede criticar el nazismo porque equivale a discriminar a los nazis; que no se puede criticar a la filosofía deconstructivista porque los filósofos deconstructivistas se sentirían ultrajados en sus creencias más intimas, y además esto podría llevar a ejecuciones en masa de deconstructivistas…). Yo tengo todo el derecho del mundo a considerar que el Islam no es una religión verdadera; o a considerar que no hay religión verdadera; tanto como a considerar que Mahoma es el Profeta de Allah. Y no encuentro justo que se me amenace si digo lo que pienso. Repito, mientras no vaya contra la persona. (Oriana Fallaci ya lo decía cuando denunciaba el absurdo de uno de los cargos que le imputaban, el de Racismo religioso – ¿tiene eso algún sentido?)

   Creo que los medios tienen claras las consecuencias. Quieren evitar a toda costa la islamización de sus países. Quieren detener la Alianza de Civilizaciones. Quieren despertar a un pueblo dormido… Y si las cosas cada vez se ponen peores, si cada día las posiciones se ponen más extremas y cuesta más encontrar la conciliación, es por la sordera de la clase política europea.

   Ojalá hubiese marcha atrás en todo esto.

 

Etiquetas de Technorati: ,,,,

Juegos Satánicos de Beijing: Bachelet les envía su bendición

comunismo chino    Realmente esta señora no deja de sorprender.

   Les contaba el 10 de Abril sobre las persecuciones que sufren los cristianos en China -y cualquier otro grupo que se oponga al materialismo dialéctico y al “comunismo” (sé que en parte es chiste…) oficiales.

   Y el 13 de abril abro  Emol y me entero de que la “Presidenta Bachelet entrega su pleno apoyo a Juegos Olímpicos de Beijing”.   Cito:

“Respecto de las olimpíadas, Chile tiene una postura clara: queremos que sean un éxito, que sean lo que son, eminentemente un encuentro deportivo entre los países del mundo, y esperamos que nuestra delegación tenga los mayores éxitos posibles”.

Así lo indicó ayer la Presidenta Michelle Bachelet tras reunirse con su par chino, Hu Jintao, en Sanya, cita en la que la mandataria expresó dicho pensamiento al Jefe de Estado oriental.

   Esto es una vergüenza más que nos hace pasar nuestro gobierno de ineptos. Sin embargo, esta vez no es casual, ni corresponde a un descuido: consiste en el apoyo que es lógico esperar entre colectividades que afirman venir de la misma fuente -a saber, el marxismo, por si a alguien ya se le había olvidado que nuestro gobierno “socialista” se inició en política con Das Kapital, aunque ahora hablen de libre mercado.

   ¿Son los juegos olímpicos sólo un encuentro deportivo? Me cuesta creerlo. Aquí no sale eso:

Las Olimpíadas más espectaculares de la historia, en Pekín-08
PEKÍN (Por Stephen Wade de AP).— A un año de los Juegos Olímpicos de 2008, Pekín luce lista para organizar la justa más imponente de la historia, que reflejaría las sublimes ambiciones del país: una combinación de competencias deportivas, política y teatro, en un escenario montado por el gobierno comunista de China.
A éste se le ha denominado “El Siglo de China”, y los Juegos que arrancarán el 8 de agosto de 2008 son la vitrina para ello.
“Este no es un mero evento deportivo”, aseveró Tu Mingde, vicepresidente del Comité Olímpico de China. “Su significado supera la importancia del deporte mismo”, apuntó.

   Y por un simple “evento deportivo” se gastan

40,000 millones de dólares para remozar su red de trenes subterráneos, caminos e imagen general. Las instalaciones olímpicas son un pequeño botón.

   Es que los chinos piensan que:

“Los visitantes vendrán para ver los Juegos, pero años después para recordar esta Olimpíada”, afirmó Shen Yongshan, administrador del Estadio Nacional. “El legado invisible es igual de importante que el visible”.

   Pero continúa la noticia de Bachelet:

De esta forma, Michelle Bachelet valoró el esfuerzo chino tendiente a la realización del evento, postura contraria a la que asumieron varios países, entre ellos Francia, con el Presidente Nicolás Sarkozy a la cabeza.

[…]

Tras ser recibida por Hu Jintao en el Hotel Sheraton, los jefes de Estado escucharon sus respectivos himnos nacionales, y luego de eso, Michelle Bachelet pasó revista a las tropas. Estas dos últimas actividades causaron una profunda emoción en la comitiva chilena, pues se trató de ceremonias plagadas de tradición. Posteriormente, ambos presidentes tuvieron una conversación de agenda abierta, y finalmente, firmaron el acuerdo que amplía el TLC al área de servicios.

   Con lo que se completa el cuadro: como Uds, señores Chinos, van a firmar un espectacular acuerdo comercial con nosotros, que va a permitir que también aquí en Chile nos beneficiemos de la explotación humana de su país, creo que podemos ignorar todos estos incidentes pequeños y de mal gusto que se han producido en torno a los Juegos, después de todo… hay MUCHO dinero de por medio.

El comercio bilateral se situó en 2007 en 14.673 millones de dólares, un incremento del 65 por ciento desde 2006 (*)

   Es increíble que un gobierno que en parte ha llegado donde está abusando del termino “Derechos Humanos” los ignore totalmente en este caso.